15

En el medio de nuestra historia, mi abuelo Pablo se enfermó; mi perra, Pinki, se murió; su tío se murió; me dejé de ver con dos amigas; adelgacé 3 kilos; fue la primera vez que tomé Rivotril; dejé de ir a clases de teatro. Salí con Theo, un chico peruano que por contraposición a Diego, sí quería ser mi novio, y nunca cogí con él, pero Theo quería ser mi novio y decía que me iba a esperar. Cuando estaba mal iba a su casa y me hacía masajes en la espalda, me preparaba un té, como si me estuviera curando de algún mal. Me tiraba las cartas y me regalaba cosas. Cuando me encontré el sol peruano en el teatro San Martín pensé que era una señal de algo, yo quería estar con Theo pero era imposible enamorarme de él porque me exigía mucho, como yo a Diego, o algo así.

15>