10

El día que fuimos al Planetario, antes pasamos por la feria de Beto. Me regaló una campera y él se compró un short. Ese día caminamos cantando y él caminó sobre vallas haciendo equilibrio. Lo de la feria me lo propuso cuando estábamos en su casa mirando unas camisas. Después de invitarme, me dijo: “Ayy, qué tonta mirá cómo te ruborizás”. Y así arreglamos ir el fin de semana siguiente en busca de una camisa. En los bosques de Palermo comimos un choripán y hablamos de que hacía 2 semanas que me tendría que haber venido. Me dijo que si no me venía hasta dentro de 2 semanas más me hiciera un Evatest, también pensamos en la idea de que estuviera embarazada, dijo que iba a acompañarme en cualquier proceso, también que lo podíamos hacer esa misma noche; el jueves siguiente me hice el test en el baño de Burger King con Ceci y Agos, con quienes en ese momento hacía teatro en Ángel Gallardo y Corrientes. También era el principio de nuestra amistad; y fue un pacto de amistad salir rápido del taller apuradas por Ángel Gallardo y llegar antes de que cerrara Farmacity.

Ese fin de semana fue muy íntimo. Hablamos de tener hijos (no entre nosotros) si no tener hijos como un tópico, un deseo, un plan a futuro o una no posibilidad; pero siempre que hablábamos de planes a futuro era como “cuando tenga un hijo o cuando viaje a tal lugar” y hablábamos de todo mientras comíamos un choripán al lado de una laguna inmunda.

Adentro del Planetario, se quedó dormido. Yo miraba un poco el cielo virtual y también lo miraba a él, lo besaba. Nunca se enteró . Ese día también hablamos de su ex novia Lucila, y me contó que quería tener un hijo con él, pero que no se sentía preparado. Después del Planetario caminamos de nuevo por vallas, pero esta vez fui yo ya la que hizo equilibrio. Cruzamos Avenida Las Heras y en Avenida Santa Fé y Scalabrini me invitó a su casa y miré por primera vez: “Quisiera ser grande” con Tom Hanks, dijo que no podía creer que estuviera con una chica que no había visto esa película nunca. Ahí también se quedó dormido, y medio que lo empecé a besar pero él quería dormir; hasta que después de insistir suavecito, aceptó. Terminamos abrazados y me dijo que vio luces de colores y también imágenes tridimensionales, me reí y lo besé. La película me gustó mucho, pero el final, no.

10>