08

Un domingo llevé una Cindor a su casa, él estaba de malhumor. La noche anterior -después de discutir- le pregunté por mensaje si seguía pensando en su ex y se enojó, también me dijo que nunca le preguntara a nadie sobre sus exs porque todas las respuestas iban a ser mentira. Se lo pregunté porque cuando me cambié la foto de perfil su ex me puso que le gustaba un comentario de la foto. Y empecé a fantasear con que seguían hablando, que no me hubiera molestado, o en realidad no sé, pero quería saber, había llegado el momento, porque yo lo sentía así, que quería saber sobre sus sentimientos, aunque eso nunca se sabe, de nadie. Entonces cuando llegué ese domingo mientras merendábamos me dijo eso, me dijo: “Yo no tengo nada que ver con Lucila, pero además nunca le preguntes a nadie sobre sus exs”.

Escribí este poema en un block de notas:

¿Qué haría yo si acaso te dice de volver?
Si te dice volvé, volvé.
¿Con qué arma o amor,
en qué estante pongo, de qué estante saco?
¿En qué valija me llevo…?
Nada.
¿Qué haría yo si acaso ella vuelve,
voy a poder convencerte, retenerte?
¿Con qué amor saco ventaja
sobre ella estacionada encima tuyo?
¿Con qué vas a quedarte, a dónde voy?
Aunque tenga a dónde, aunque sí tenga…
¿Con qué excusa te pido,
con qué arma apunto?
¿Qué haría si acaso
se quedara de nuevo con todo?

08>